Publicidad
 
 
Buscador
 
 
Siguenos en ...
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
Los más votados
 
Los más vistos
 
 
Comunidad Facebook
 
 
Nube de tags
pez audaz tepelcua triton bambure RANA COMUN reptiles salamandra tapalcua pez audas Cecilia Sapo comun reineta anfibios escuerzo rana fresa mamiferos peces sapos sapo gallipato rana rastreros cecilios pez TRTONES
 
 
 
Recomendamos
 
 
 
 
Cecilia o Caeciliidae
Ilulos, cecilias, otongos o pudridoras

Las cecilias son tan poco conocidas que no gozan de un nombre vulgar generalizado; cecilia es el nombre técnico vulgarizado proveniente de la familia más diversa de estos animales (Caeciliidae) y no es muy ampliamente difundido. En el mundo apenas se han contado 165 especies de estos animales. El 14% (23 especies) se encuentra en el Ecuador.

En algunas zonas de el país las cecilias son conocidas como ilulos —vocablo quichua de la Amazonia que se utiliza para nombrar a las lombrices gigantes o animales similares—.

Este nombre muy posiblemente se debe al parecido físico externo entre ambos animales, aunque en un análisis detallado se encontrarán radicales diferencias.

Otro nombre utilizado principalmente por colonos y campesinos es pudridoras, esto por la magnificada creencia popular de que, por parecer- se a una culebra, su mordedura causa infección y una fuerte podredumbre en la zona afectada.

Confundir a las cecilias con serpientes es fácil si no se mira con cuidado. Esto hace que se las tema, ahuyente o asesine. Sus similitudes son muchas, pero también sus diferencias: si miramos en detalle la piel de estos anfibios notaremos que no hay escamas externas que la recubran (como las que vemos en los reptiles) sino que su piel es lisa y húmeda. Bajo ésta, de todos modos, hay pequeñas escamas imperceptibles a simple vista. Además, las cecilias no tienen cola.

Hábitos de las cecilias

Tienen cuerpo alargado y usualmente azul o morado, aunque también hay anaranjadas y negruzcas, la mayoría de colores poco llamativos. Viven bajo tierra y por ello generan temor a quien las ve. Para cumplir con sus hábitos, su cuerpo tiene músculos fuertes para hacer movimientos serpenteantes, en los que utilizan su cabeza para excavar. Se desplazan entre raíces y se guían por el olfato para conseguir alimento (comen otros animales subterráneos como lombrices, insectos y babosas).

En Ecuador conocemos, por observaciones de biólogos amigos, que las serpientes coral, que viven a ras del suelo, se alimentan de ilulos. Ya que debajo del suelo la luz escasea, las cecilias no utilizan la vista para orientarse; de hecho, sus ojos son poco útiles y están recubiertos de piel y huesos. Tienen dientes filudos y pueden proporcionar mordidas extremadamente fuertes porque están dotadas de músculos adicionales que además de cerrar la boca, retraen las mandíbulas; por ello, y aunque mordeduras de cecilias a humanos sean raras, hay que tener cuidado, pues una vez que cierran la boca es muy difícil liberar la mordida sin causar daño.

 
Votar:
COMENTARIOS
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.